ellos.

2014, Madrid.

Imaginadme, 18 años solo en Madrid, vagando un poco por donde me dejaban, nada más llegar todo lo anterior desapareció. Me encontraba por primera vez sin mi familia, sin un orden, sin alguien que me tirara de la cama o que me abriera la ventana un diez de enero a las ocho de la mañana, para que me levantara. Mi pareja de aquél momento también desapareció.

Me sentí muy solo, aquél tercero "E" del número 30 de Conde de Peñalver se convirtió en mi agujero, en el que me iba hundiendo más y más. Pero gracias a Dios tenía buena gente, lejos, pero la tenía. Uno de mis mejores amigos me estuvo llamando cada una de las noches que pasé en aquél agujero, y eso me animó más que nada.

No me entretengo.

A lo que iba; estaba mirando fotos de entonces y me he encontrado una carta que me escribió una de las personas que más importancia han tenido en todos estos últimos años, Laura.

La conocí en la escuela de artes cuando tenía 17 años y esto es algo que nunca le he dicho, pero es la mujer que mejores consejos da del mundo.

Una de las cosas que más hacemos es pasarnos música, ella me ha descubierto cosas que en mi vida hubiera escuchado y que me cambiaron la vida, como fue Tom Waits.

Yo le pasé una canción de un grupo que me encanta, no los conoce nadie y cuando digo nadie es literalmente nadie, los encontré muy de churro y son un grupo increiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiible.

El grupo se llama "ONWARD ETC.".

Yo le pasé una canción de este grupo que me vuelve loco, se llama "Old Soul" y también la dejo abajo:

Vagando por la galería de fotos, he encontrado un pantallazo de un texto que me escribió:

" Escucho el grupo que un día él me enseñó.

Él grita para que el ciervo vuelva.

El ciervo corrió, eso me dijo.

Ahora está bebiendo whisky.

O el whisky le bebe a él.

Como el piano de Waits.

Grita canciones.

Sus dedos se enrollan con las cuerdas de su guitarra pintada, sangran.

Piensa.

No quiere pensar.

Sigue tocando.

O no.

Quiere ser aire, no pesar nada, ser ruido, ser humo.

Humo como sus cigarrillos de tabaco negro.

Me enseñó un grupo de música.

Un bar llamado igual que una canción de Sinatra.

Y videos de un tío de Tennessee.

Ahora está en una ciudad que no es la suya.

En una casa que no es la suya.

En un mundo que no es el suyo.

Quiere correr.

El ciervo le clavó los cuernos, eso me dijo, él.

Pero un día, dentro de unos meses, o días, o años, cuando esté en un antro oscuro tocando sus canciones, se dará cuenta de que fue capaz de hacerlas precisamente por esa puta herida.

Ahora mismo Old Soul.

Dice que la música se llevará el dolor.

Él mismo me recomendó esta canción y ahora yo se la digo a él.

"Music will take your pain away."

Eso me dijo. "

L.

Una película me abrió el mundo, se llama "Hacia Rutas Salvajes" y en esta película saca una conclusión; la felicidad solo es real cuando se comparte.